Derechos del detenido. El BOE de hoy. Va a ser que tampoco.

El Convidado de Piedra

Dicen que el que no corre vuela. Y como el saliente no hizo ni uno tan solo de los deberes, menos mal, el ministerio del ramo se apremia y coloca el enésimo parche a nuestra LeCrim. con el grandilocuente título de Ley Orgánica 5/2015, de 27 de abril, por la que se modifican la Ley de Enjuiciamiento Criminal y la Ley Orgánica 6/1985, de 1 de julio, del Poder Judicial, para transponer la Directiva 2010/64/UE, de 20 de octubre de 2010, relativa al derecho a interpretación y a traducción en los procesos penales y la Directiva 2012/13/UE, de 22 de mayo de 2012, relativa al derecho a la información en los procesos penales (aquí).

Me ocuparé del segundo. Y es que los abogados penalistas llevamos lustros esperando a que la ley nos autorice a lo que es del más elemental sentido común: poder examinar los atestados en las comisarías y asesorar al cliente antes de que declare. Vamos, a que nos dejen defender a nuestro ¿defendido?

La Directiva europea no es de antes de ayer y ya vamos tarde en su ejecución conforme al plazo que otorga para la adaptación de nuestro derecho interno, pero las costumbres en los países de nuestro entorno son remotas. Tanto que los que habitualmente asistimos a detenidos extranjeros observamos la cara de haba que se les queda a nuestros presuntos cuando comprueban que su abogado en comisaría no supera las funciones de estatua en un jardín.

Ahora recuerdo cuando empezaba en esto años a, de las primeras ocasiones en la que requerido para asistencia jurídica en el Cuartel de la Guardia Civil de un pueblo, le solicité el atestado al agente de turno y ante su negativa le hice llamar al Juez de Guardia. El juez, que era un amigo, le invitó amablemente al Sargento a que me dejara leer los papeles. No, al juez no lo conocía de nada. Pero qué bonita es la ignorancia a veces. Aunque me sobraban agallas entonces, fue lo último que leí en un centro de detención aparte del diario que a veces nos prestan en las esperas.

La Directiva Europea 2012/13 de 22 de Mayo

Observando la norma (Aquí), vemos que, aparte de enumerar una serie de derechos que ya figuran incorporados al artículo 520 de la LeCrim. (aquí), y cuando no, comúnmente aceptados y jurisprudencialmente admitidos, concreta, en lo que se refiere al acceso al expediente, lo siguiente:

“Cuando una persona sea objeto de detención o privación de libertad en cualquier fase del proceso penal, los Estados miembros garantizarán que se entregue a la persona detenida o a su abogado aquellos documentos relacionados con el expediente específico que obren en poder de las autoridades competentes y que resulten fundamentales para impugnar de manera efectiva, con arreglo a lo establecido en la legislación nacional, la legalidad de la detención o de la privación de libertad..”, y

“No obstante lo dispuesto en los apartados 2 y 3, siempre y cuando ello no suponga un perjuicio para el derecho a un juicio equitativo, podrá denegarse el acceso a determinados materiales si ello puede dar lugar a una amenaza grave para la vida o los derechos fundamentales de otra persona o si la denegación es estrictamente necesaria para defender un interés público importante, como en los casos en que se corre el riesgo de perjudicar una investigación en curso, o cuando se puede menoscabar gravemente la seguridad nacional del Estado miembro en el que tiene lugar el proceso penal. Los Estados miembros garantizarán que, de conformidad con los procedimientos previstos por la legislación nacional, sea un tribunal quien adopte la decisión de denegar el acceso a determinados materiales con arreglo al presente apartado o, por lo menos, que dicha decisión se someta a control judicial.

El Parche

No vaya a ser que se enfaden en Europa y el TEDH nos vuelva a tirar de las orejas, nuestro legislador se limita a calcar el texto que nos resulta imperativo cumplir

“Toda persona detenida o presa será informada por escrito, en un lenguaje sencillo y accesible, en una lengua que comprenda y de forma inmediata, de los hechos que se le imputan y las razones motivadoras de su privación de libertad, así como de los derechos que le asisten y especialmente de los siguientes:

… d) Derecho de acceso a los elementos de las actuaciones que sean esenciales para impugnar la legalidad de la detención o privación de libertad.”

Y en lo que se refiere al asesoramiento al cliente antes de la declaración, el artículo queda como sigue:

“Artículo 775. 1. En la primera comparecencia el Juez informará al imputado, en la forma más comprensible, de los hechos que se le imputan. Previamente, el Secretario judicial le informará de sus derechos, en particular de los enumerados en el apartado 1 del artículo 118, y le requerirá para que designe un domicilio en España en el que se harán las notificaciones, o una persona que las reciba en su nombre, con la advertencia de que la citación realizada en dicho domicilio o a la persona designada permitirá la celebración del juicio en su ausencia en los supuestos previstos en el artículo 786.

Tanto antes como después de prestar declaración se le permitirá entrevistarse reservadamente con su Abogado, sin perjuicio de lo establecido en la letra c) del artículo 527.”

Conclusión

O mucho me equivoco y a partir de la entrada en vigor de la reforma se cambiará la tradición de “al abogado ni agua”, o tendremos que esperar a que el Tribunal Supremo o, en su caso, el Constitucional, interpreten qué es lo que se entiende por entregar al letrado los elementos de las actuaciones que sean esenciales para impugnar la legalidad de la detención o privación de libertad. Es decir, si todo el atestado y siempre, o solo poquito y de vez en cuando.

Por supuesto de la entrevista con el letrado antes de la declaración, tal y como está redactada la norma reformada es claro que sí, que antes de la declaración judicial.

Van a tener que cambiar la directiva en el Parlamento Europeo si quieren que en España nos permitan a los abogados entrevistarnos con el cliente en Comisaría antes de que declaren. Así que nada, a continuar jugando con los gestos unos. Y los más osados a seguir asesorando de una manera clara a nuestros clientes que no declaren en policía, aunque más de uno acabe siendo denunciado ante el Colegio correspondiente. Que nadie se asuste. En eso sí nos apoyan nuestros colegios. Suficiente con no perder las formas.

Entrada en vigor de la reforma

Pues que vamos a tener que esperar seis meses a contar desde hoy para pedir los atestados en comisaría.

Y diría a todos los compañeros que no se corten. Que somos un colectivo y al menos en esto deberíamos actuar como tal. Que a partir del 28 de octubre, si no nos dan el atestado motu propio, que va a ser que no, que lo solicitemos y en caso de negativa, que se dé cuenta al juez de guardia. Las tradiciones no son fácil de erradicar. Y el derecho de defensa está por encima de la costumbre.

Lo de siempre, el que calla otorga.

Anuncios

Acerca de Pepe Núñez

Abogado http://www.nvabogados.com/
Esta entrada fue publicada en Defensa y etiquetada . Guarda el enlace permanente.