El Auto que deja a la Infanta en el banquillo

noimage

Sale una resolución judicial esperada y, aparte del interés público por el asunto, en este momento en el que hay abiertas tantas causas por meter la mano en la caja, es de agradecer que nos vayan aclarando un poco más esto de la acusación popular. Más que nada por lo que ya me cuestionaba sobre qué va suceder cuando los defensores procesales de lo público se van por la tangente.

La fundamentación jurídica del Auto que podéis leer Aquí es impecable. Por impecable, en términos técnicos, entiendo lo que cualquier jurista pide de una resolución judicial:

  1. Que este razonada y sea conforme a las leyes y la jurisprudencia más autorizada que las interpreta, y
  2. Que sea acorde con el sentido común.

Esto último, a pesar de lo que algunos puedan pensar, no significa que tenga que ser coincidente con el sentimiento mayoritario. Para que así fuera, a ese sentimiento debería unirse la prudencia y la lógica. Se le podrán dar todas las vueltas que se quiera pero la aplicación del derecho consiste precisamente en esto.

Veamos qué mantenía la jurisprudencia del Tribunal Supremo sobre la acusación popular en materia de legitimación, para terminar con lo que decide la Audiencia Provincial de Palma en su último Auto.

Para seguir leyendo, aquí

Acerca de Pepe Núñez

Abogado http://www.nvabogados.com/
Esta entrada fue publicada en Acusación Popular y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El Auto que deja a la Infanta en el banquillo

  1. 7 dijo:

    Reblogueó esto en Raciozinando.

Los comentarios están cerrados.